viernes, 8 de febrero de 2019

UNO DE POLÍTICA


Hoy toca escribir sobre una de mis pasiones, LA POLÍTICA. Otra de las herencias recibidas. 

La verdad es que últimamente la cultivo poco, más bien nada, por lo que lo que estás leyendo solo es una entrada más en mi blog. En ningún caso pretende ser, ni siquiera, un mal artículo de opinión, eso se lo dejo al “cuarto poder”, ese que de arrastrar miserias anda sometido al primero de los poderes; el dinero, para algunos, el único dios verdadero. 

Si nos metemos en clave local, y después de ver, a lo sumo, cuarenta minutos del último Pleno,  me sigue llamando la atención eso que llamo yo “camarero un churrasco de lubina”, me explico, veo como para algunas decisiones tomadas, sirva como el ejemplo más clarividente el pacto entre antagónicos, la justificación es que la institución municipal al no tener carácter legislativo en poco influye el ideario político de cada grupo, que lo que une, en este caso, son la ganas de gestionar el Ayuntamiento, y, para muchos, eso es algo totalmente plausible. Lo que no se entiende es que se lleven mociones de carácter estatal, ocupando una gran parte del Pleno el tratar temas  de los que no se tiene competencia alguna, como sirva el ejemplo de este último; la prohibición o el potenciamiento de la actividad cinegética (La Cacería). A estas mociones las llamo “mociones retrato” que solo vienen a señalar al grupo político de enfrente, siendo triste ver a vecinos en el ejercicio de su representación pública ensalzados en diatribas estériles. Redundando en el último, uno de los concejales le recrimina a otro que esté de acuerdo en quitar la cacería, después de haber sido aprobada por unanimidad la moción de la defensa de la misma, y, cuando gira la cámara, ves que a quién se dirige es al subcampeón de España cazando con galgos. Cuanto poco esperpéntico.  

En clave nacional, y para no cansar, solo recordar que no es fácil convencer a tus seguidores de que tomen la calle, una vez convencidos, lo realmente difícil es convencerlos de que vuelvan a sus casas. 

En política sobran las prisas…pero eso lo dejo para otra vez que pase por aquí.

Descanso y paz para uno de los nuestros. Don Salvador Távora. 

Saludos y buen fin de semana.

viernes, 18 de enero de 2019

UNO DE LOS NUESTROS


Hoy habrá sido por enésima vez trending topic en las redes sociales de nuestro pueblo. Espero que hoy haya despertado sentimientos más humanos que los que recibió en vida, sobre todo en sus últimos años y afortunadamente no de todo el mundo. Que no todo el mundo es igual.

Se va joven, aunque castigado por una vida que seguro nadie cambiaría. Sin pretender que esto sea una loa a su forma de vivir, algo tendrá el agua cuando la bendicen. Vivió “acomodado” en la beneficiencia, la paguita, el mandadito y el bufoneo low cost, ese que se paga con un cigarrillo o un botellín de cerveza un viernes por la tarde en cualquier bar de nuestro pueblo.

Aunque sé que es difícil, y yo, en muchos casos  que no en éste, soy pecador, es más reconfortante reírse con alguien que reírse de ese alguien. Pues eso, que cada palo aguante su vela.

Aunque alguna vez me llevé ese “vete a tomar por c…” que regalaba a diestro y siniestro cuando se le negaba lo demandado, jamás escatimó su saludo.

Yo, en este entierro, la vela que aguanto es la del respeto a uno de los nuestros.

Descansa Quisco, lo que venga será mejor.
 
Pd. Esta foto no nos la quita nadie.

 
 
 

 
 
 
 
 
 

martes, 15 de enero de 2019

PARA VOLVER A VOLVER


Uff!! Más de un año sin aparecer por este rinconcito. Mucho tiempo para los que nos queremos como somos. Finitos y sin ganas de más.
Pasó ese tiempo con muchas penas y pocas glorias, pero no glosaré las unas ni las otras. Tengo quien me escucha, llora y ríe, conmigo, y con lo mío.
Con esta entrada quiero empezar a hacer limpieza; abrir ventanas, sacudir el polvo… que corra el agua limpia y se lleve esa costra superficial que reviste y ahoga.
Podría hacerlo con otras muchas cosas, e incluso complementarlas, pero utilizar el gerundio de priorizar me lleva a palabras que no se fueron, que quedaron cual rescoldo agonizante entibiando la frialdad de una despedida: “Sigue escribiendo”.  
Y aquí estoy, donde lo que se siente y se escribe queda almacenado ordenadamente, donde es fácil retroceder y buscar, donde, en definitiva, unas pocas palabras valen mucho más que mil imágenes.

miércoles, 8 de noviembre de 2017

ANHELOS Y DESVELOS



A nosotros todo esto nos ha cogido con dos adolescentes en casa y hablar de procesos y de conflictos que no sean los que vivimos cada día de puertas para adentro se nos hace un poco cuesta arriba. Con ellos, mis hijos, mezclar palabras como democracia, autoridad e independencia sin que te salga un cóctel explosivo es difícil, y más cuando a los que nos toca asumir el gobierno tendemos a repetir cánones educativos propios del pasado.
 No pocos te van indicando cómo lo debes de hacer, ya se sabe, todo el mundo tiene la solución para la crianza de los hijos de los demás; la más habitual, la mano dura. Otros, la preferida de mis vástagos, hasta se ofrecen a mediar, siempre con la mejor voluntad, claro. Pero la primera siempre quedó descartada, y la segunda, la dejamos en la recámara para, Dios no lo quiera, situaciones críticas.
En casa siempre se ha intentado cubrir las necesidades de cada uno de los tres atendiendo a criterios de igualdad y responsabilidad, intentando corregir las asimetrías que trae la genética y el momento por el que pasa cada uno de ellos.  
Hemos entendido que, si queremos conservar los lazos de unión entre todos los que formamos la familia, debemos renovar diariamente esos lazos, construyendo puentes de diálogo y frenando los desahogos de esas hormonas que se destila en la juventud, y esa testosterona que fermenta la autoridad. 
Tenemos claro que, nuestros tres hijos, los dos adolescentes y nuestra hija pequeña, son y deben ser distintos y que cada uno de ellos debe perseguir sus sueños, siendo nuestra responsabilidad la de poner a su disposición los instrumentos que les facilite esa difícil tarea, sin que se nos puedan achacar favoritismos que abonen envidias y rencores.
También somos conscientes, y eso nos hace dormir tranquilos, que al igual que nosotros, en su día, decidimos nuestro destino, ellos harán lo mismo. Tanto si deciden quedarse como si no, que nunca puedan esgrimirnos que la puerta de casa se les cerró.

Agradezco este espacio que me han brindado para plasmar con estas torpes palabras mis anhelos y desvelos, y pido disculpas por no haber escrito, como se me pidió,  del  conflicto catalán.
Bueno, a lo mejor, de una forma romántica, sí que lo he hecho.



Publicado en LA VOZ DE EL VISO (Noviembre 2017)